amor-propio

Empieza a practicar el amor propio

¡Hola psicointeligentes! Hoy vamos a tratar el tema de nuestro amor propio

Lee con atención estas frases:

“Tienes que quererte más”
“Aprende a quererte”
“No puedes amar a otra persona si no te amas a ti primero”

¿Te suenan? Si es así conocerás el término amor propio, pero… ¿Sabes realmente lo que significa?

El amor propio no es un estado de bienestar que solo unas personas sienten. No. El amor propio es una acción, una elección. Es una forma de conectar contigo mismo que implica ser tolerante con los fallos que puedas cometer, comprender las dificultades de tu camino y ser capaz de comunicarte de manera apropiada contigo mismo sobre la vida sin juzgarte o castigarte con dureza. Este amor puede significar algo diferente para cada persona porque todos tenemos muchas formas diferentes de cuidarnos. 

¿Quieres saber si practicas el amor propio?

Responde a estas preguntas:

¿Hablas contigo mismo de forma cariñosa?

¿Priorizas tus necesidades sobre las de los demás?

¿Sueles realizar descansos mentales durante el día?

¿Confías en tus decisiones?

¿Eres fiel a ti mismo?

¿Eres amable contigo mismo cuando cometes un error?

¿Sabes identificar a personas que te hacen daño y te alejas de ellas?

¿Eres capaz de perdonarte a ti mismo cuando haces algo mal o sobre hechos del pasado?

Si has contestado a la mayoría con un SÍ ¡Enhorabuena! Estás trabajando tu amor propio.

Si lamentablemente has contestado a la mayoría con un NO, lo siento, pero deberías de empezar a ponerte las pilas en tu autoestima. No te preocupes, porque, aunque esto no se consiga de un día para otro (hay que ponerle muchas ganas durante varios días), te daré unas pautas para ayudarte.

¿Por qué es importante practicar el amor propio?

Si quieres tener una vida feliz y sana, debes aprender a quererte, a respetarte y a hablarte con cariño.

Sin amor propio, es muy probable que seas muy autocrítico e intentes buscar siempre el reconocimiento de los demás, generándote mucha frustración en tus días. Hay más posibilidades de que toleres circunstancias de abuso o maltrato y puedes descuidar tus necesidades y sentimientos, ya que no te valorarás de forma correcta.

¿Si practico el amor propio me convertiré en una persona narcisista?

Algunas personas pueden confundir los actos de amor propio con actos narcisistas o egocéntricos. Pero no, no te vas a convertir en una persona narcisista.

Los narcisistas piensan que son mejores que los demás y no reconocen ni se responsabilizan por sus errores y defectos. Tienen cero empatía y también intentan que los demás elogien sus logros y sus aspectos positivos de forma continua.

¿Tú eres así?

¿Crees que si empiezas a quererte y respetarte te vas a convertir en una persona de ese tipo?

El amor propio no se trata de mostrar lo estupendo que eres. Las personas que se quieren de forma sana, saben que tienen defectos y que cometen fallos.

 El amor propio no te va a impedir preocuparte por los demás, pero sí habrá ocasiones en las que tendrás que cuidarte y protegerte eligiéndote a ti como primera opción.

Veamos algunos consejos para empezar a practicar este tipo de amor:

  • Sé tu mejor amigo: A menudo no tienes enemigo más cruel que tú mismo. Siempre repitiéndote mentalmente todos tus errores, fracasos… Te castigas por ello y alimentas tu sentimiento de culpa, vergüenza… Como si no fuera suficiente lo malo que te ha podido ocurrir, sigues machacándote mentalmente y generando pensamientos negativos en tu cabeza que no te dejan estar en paz. Contéstame a esta pregunta: Si un amigo te contará que ha cometido un error. ¿Te enfocarías en todo lo que ha podido hacer mal y seguirías alimentando sus emociones negativas? ¡Espero que no! Ahora contesta a esta otra: ¿Si no actúas así con él por qué lo haces contigo?
  • Halla las ventajas: Concéntrate en el optimismo y las oportunidades. Cuando las cosas no salgan como esperabas, pregúntate: “¿Qué puedo aprender de esto? “¿Puedo encontrar alguna oportunidad en esta situación?”
  • Empieza el día diciéndote algo positivo: Escoge una frase con la que te sientas identificado y repítela cada mañana. Puede parecer una tontería, pero no es así. Genera una primera dosis de impacto positivo en nuestro día. ¿Cuántas veces te has levantado con el pie izquierdo y ya has estado todo el día torcido? Vamos a intentar estar de buen humor por la mañana y cualquier cosa, por pequeña que sea, ayuda.
  • Apaga el mundo exterior: Toma una taza de té, café, chocolate, la bebida que elijas, y siéntate solo durante unos minutos. Sin televisión, móvil, distracciones… Conecta con tu interior. Piensa en las cosas maravillosas que están sucediendo en tu vida, cuáles son sus sueños y cómo podrías llegar a alcanzarlos. Da las gracias por las cosas buenas que te rodean y por la gente que te quiere y te apoya.
  • Aléjate de las personas que te hacen daño: Un acto de amor propio es saber protegerte y alejarte de las personas que te hacen daño y te quitan tu energía. Recuerda: No es grosero ni incorrecto alejarse de situaciones o personas que te agotan emocionalmente. Debemos rodearnos de personas que sumen y alejar a las que restan.
  • Admira las cosas simples: Trata de observar al menos una cosa hermosa y pequeña a tu alrededor todos los días. Toma nota de ello y da las gracias. La gratitud no solo te da perspectiva, es esencial para ayudarte a encontrar la alegría.
  • La más importante y la más difícil de conseguir muchas veces: NO TE COMPARES: Todos lo hemos hecho, y ahora con las RRSS lo hacemos mucho más a menudo. Si crees que las redes sociales están afectando a tu autoestima, empieza a limitar el tiempo perdido que pasas allí, revisa los perfiles que sigues y analiza cómo te hace sentir su contenido.

Recuerda que esto son solo unos consejos para empezar a practicar el amor propio. Debemos ser constantes en este camino y pedir ayuda a un profesional si no conseguimos sentirnos bien, tratarnos con respeto y querernos de manera sana.

Con mucho amor,

Noelia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *