El poder de la resiliencia en los trabajadores de Salud Mental

Resiliencia. Supongo que ya habrás escuchado esta palabra más de una vez. En mi último viaje, vi como una dependiente la tenía tatuada cerca de su hombro. Le pregunté por ello porque me resultó curioso ver esa palabra tatuada y me contestó que fue un regalo de sus hijos. Quizás escogieron la palabra porque es bonita, pero yo me imaginé a una mujer que tuvo que pasar por una serie de circunstancias estresantes y conflictivas y que las terminó resolviendo de la mejor manera posible.

Para mí, la resiliencia es el potencial que tiene una persona para construir o reconstruirse positivamente incluso en un entorno desfavorable.

En el contexto de los trabajadores, la resiliencia es un proceso constante, marcado por el crecimiento personal y el desarrollo del potencial de las personas. El trabajador debe conocer sus fortalezas y sus debilidades para sí, tener más posibilidades de soportar el ritmo de trabajo agotador, la presión y las responsabilidades.

¿Por qué es importante que un trabajador sanitario sea resiliente?

Los trabajadores de la salud han sido consistentemente señalados como un grupo de riesgo para las enfermedades físicas y mentales. En su trabajo diario, estos trabajadores se enfrentan a personas o grupos que se encuentran en situaciones limitadas y complejas. Por ejemplo, violencia sexual, hambre, abandono y miseria (entre otras), que pueden generar angustia entre los profesionales y contribuir a la aparición de enfermedades funcionales. Además, una serie de factores organizacionales pueden afectar las condiciones de trabajo en salud, como la escasez de profesionales, la falta de autonomía, el acoso y la violencia. Todos estos factores contribuyen a la formación de un ambiente de trabajo que puede ser considerado hostil, abusivo y desagradable.

En el contexto de la Salud Mental, los trabajadores están expuestos a una serie de cargas de trabajo físicas y psíquicas, que conducen al desgaste, sufrimiento y estrés laboral. 

En un artículo de Brolese y colaboradores (2017), analizaron cuál era el nivel de resiliencia de los profesionales de la salud en un hospital psiquiátrico y qué estrategias desarrollaron los trabajadores para la resiliencia profesional.

El estudio se llevó a cabo en un hospital psiquiátrico de Brasil, donde residían 205 usuarios. El equipo de trabajo estaba formado por: 5 enfermeros, 33 auxiliares de enfermería, 9 médicos, 1 nutricionista, 1 trabajador social, 1 fisioterapeuta, 1 psicólogo y 1 enfermero. En el estudio participaron un total de 40 profesionales.

Para poder medir la resiliencia de estos profesionales, utilizaron la Escala de Resiliencia de Wagnild & Young que consta de 25 preguntas.

Tras analizar los resultados, concluyeron que:

  • Los profesionales de Salud Mental están más expuestos al agotamiento físico y mental, lo que hace de la resiliencia un desafío constante.
  • El trabajo en equipo favorece la auto resiliencia en la medida en la que la relación con otro profesional refleja las propias debilidades y fortalezas, contribuyendo a una praxis resiliente.
  • El desarrollo de la resiliencia requiere que los profesionales busquen el autocontrol psicológico, que les permita separar los problemas y dificultades vividos en el ámbito laboral de su vida privada.
  • Los profesionales demandaban más formación continua tanto académica como psicológica, para el bienestar del paciente y del trabajador.

Desde Psicología Inteligente, creemos que es importante enseñar a los profesionales sanitarios, especialmente a los que trabajan en un ámbito como es la salud mental, estrategias de resiliencia que faciliten su bienestar laboral para que la sobrecarga de trabajo no interceda en su bienestar personal.

Nuestro equipo de especialistas puede ayudarte a desarrollar un programa de habilidades para tu equipo de trabajo enfocado a la resolución de problemas, resiliencia y cuidado del bienestar físico y emocional. Puedes solicitar más información en nuestra área de reservas.

Si quieres profundizar más sobre este tema, te dejo el artículo del que hemos hablado aquí.

¡Nos vemos próximamente!

Con amor,

Noelia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *