Buscar la perfección puede crearte muchos problemas

Sé que el título de este artículo podrá fastidiar a más de un perfeccionista, pero es la verdad. A ningún perfeccionista le gusta escucharlo, pero es así: Buscar la perfección puede crearte muchos problemas.

Esforzarse por buscar la perfección en algo puede parecer un rasgo deseable, pero muchas investigaciones han sugerido que el perfeccionismo extremo puede ser un factor de riesgo para la depresión, la ansiedad y los trastornos alimentarios.

Vivimos en una sociedad dominada por la perfección. Desde pequeños nos repiten frases como: Hazlo mejor, esfuérzate más, esto no está perfecto, tú puedes hacerlo mejor, casi logras la perfección… Ciertos entornos, como colegios y academias donde enfatizan mucho el esfuerzo, la competición y el éxito, pueden promover conductas perfeccionistas.

No hay duda de que establecer metas y tener altas expectativas es un patrón de comportamiento saludable, pero cuando estos hábitos se llevan a un nivel extremo, pueden aumentar el riesgo de algunos de nuestros problemas de salud mental más comunes.

¿Eres un perfeccionista?

Si te estás preguntando si eres perfeccionista, muy probablemente lo seas, al menos hasta cierto punto.

Te mostramos algunos de los patrones que se dan en personas perfeccionistas:

La perfección es su única meta: Los perfeccionistas, se fijan y trabajan de manera constante para lograr metas difíciles de alcanzar. Cuando consiguen llegar a su elevada meta, no aceptan nada más que alcanzar de un modo perfecto. Alcanzarla de una manera “casi perfecta” puede suponer un fracaso para ellos, aun habiendo conseguido lo que querían.

Son personas muy críticas: Siempre están buscando errores, mejoras e imperfecciones. Pocas veces disfrutan del proceso. Son personas muy críticas consigo mismas y con los demás.

Tienen estándares poco realistas: A menudo establecen metas poco razonables. Les cuesta plantear pequeños objetivos u objetivos a largo plazo. Suelen establecer sus objetivos iniciales fuera de su alcance.

Se centran solo en los resultados: Los perfeccionistas están tan preocupados por alcanzar su meta y hacerlo todo de manera impecable durante el proceso, que se pierden muchos detalles importantes en el camino. No disfrutan del proceso de crecimiento y esfuerzo, y hacer esto ya sería tener una conducta imperfecta, ya que es muy importante observar el proceso y analizar las conductas que te llevan a tus objetivos.

Tienden a alejarse de los demás: Los perfeccionistas también pueden sentirse solos o aislados debido a su naturaleza crítica y su rigidez para alejar a los demás.

Son personas más insatisfechas: Suelen ser personas menos felices que el resto. Cuando no eres un perfeccionista patológico, puedes recuperarte bastante bien del fracaso. Estos perfeccionistas no, suelen castigarse por cometer errores y tienen mucha más rumiación durante el día.

Tienen baja autoestima: Aunque la lucha por el perfeccionismo se asocia con una mayor autoestima, cuando alguien con una personalidad perfeccionista se evalúa a sí mismo de manera crítica, esto contribuye a que su autoestima caiga en picado.

¿Qué hace que una persona sea perfeccionista?

  • Búsqueda constante de la aprobación de los demás (baja autoestima y seguridad en uno mismo). Puedes leer un artículo que escribimos sobre este tema aquí.
  • Educación basada en el perfeccionismo y las altas expectativas
  • Tener una condición de salud mental asociada al perfeccionismo, como es el caso del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

¿Qué puedes hacer para ser menos perfecto?

Si te preocupan tus tendencias perfeccionistas, debes centrarte en los costes y los beneficios de tu conducta. Estas preguntas te podrían ayudar a reflexionar:

  • ¿Me siento feliz haciendo las cosas de esta manera?
  • ¿Solo veo lo negativo y cosas que se pueden mejorar?
  • ¿Hay algo positivo en este proceso?
  • ¿Me puedo permitir relajarme un par de días y dejar que las cosas fluyan?
  • ¿Qué sería lo peor que podría pasar si no alcanzo las cosas como yo deseo?

El primer paso para mejorar esta manera de actuar, como en casi todos los procesos, es tomar conciencia: Ser consciente de que el perfeccionismo patológico puede suponer un problema y un estrés psicológico que no ayuda a tomar buenas decisiones, sentirse satisfecho, tener una buena autoestima y frenar la rumiación.

No te marches sin aprender un poquito más utilizando nuestro blog o en nuestro Instagram

Con mucho amor,

Noelia.

2 comentarios en “Buscar la perfección puede crearte muchos problemas”

  1. También es importante recordar el tiempo que gastan las personas perfeccionistas, que es mejor sacar un 7 y haber dedicado 3 horas a estudiar o sacar un 10 pero haber echado 16 horas? Así lo veo yo…
    Muy bueno el artículo de la rumiación. Es mi asignatura pendiente, cachissss. Intentaremos corregirlo 🤞🏻

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *